Padua y crucero por las villas Palladianas del Brenta.

Del 27 al 30 de septiembre de 2018

Jueves 27    MADRID – VENECIA  

Salida de Madrid y llegada al aeropuerto de Venecia las 10.00 h.
A la llegada un autocar nos llevará a Padua. Iremos directamente al  hotel situado en el centro de la ciudad. Asignación de habitaciones y tiempo libre.
Por la tarde visitaremos los monumentos y  lugares principales:

Cappella Scrovegni.
La capilla se encuentra entre las ruinas de la antigua arena de Padua, probablemente construida entre 60 y 70 dC.
En el siglo XIV fue comprado por los Scrovegni, una rica familia paquistaní de banqueros y prestamistas, que construyeron su palacio aquí en 1300.


Entre el 25 de marzo de 1303 y el 25 de marzo de 1305, la Capilla dedicada a la Virgen  fue erigida por Enrico Scrovegni en sufragio del alma de su padre Reginaldo, colocada por Dante (Divina Comedia) en el Infierno por usurero.


La capilla presenta una arquitectura muy simple: una elegante trifora gótica en la fachada, ventanas altas y estrechas en la pared sur, dentro de una habitación individual que termina en la parte inferior con un presbiterio en el que se encuentra el sarcófago de Enrico Scrovegni, de Andriolo de Santi.
No conocemos al arquitecto del edificio: para algunos debe ser el mismo pintor florentino Giotto.
Para decorar el edificio, destinado a recibirlo a él y a sus descendientes después de su muerte, Enrico Scrovegni llamó a dos de los más grandes artistas de la época:

Giovanni Pisano al quien encargó tres estatuas de mármol que representaban a la Virgen y al Niño entre dos diáconos y a Giotto la decoración pictórica de las paredes.

Giotto era un artista ya famoso, había trabajado para el Papa en la Basílica de S. Francesco en Asís y en San Giovanni en Laterano en Roma, en Padua en la Basílica de San Antonio y en el Palazzo della Ragione.

A Giotto se le encomendó la tarea de representar una secuencia de historias tomadas del Antiguo y Nuevo Testamento que culminaron con la muerte y resurrección del Hijo de Dios y el Juicio Final, para instar a los que entraran a la Capilla a dedicar su sacrificio a la salvación de la humanidad. En las paredes laterales, sobre un pedestal que muestra la cara de los siete Vicios y las siete Virtudes con figuras alegóricas, y bajo la sugerente bóveda estrellada, hay 38 paneles, dispuestos en tres frescos, que representan la historia de la salvación a partir de la historia de Joaquín y María.

La historia comienza con Gioacchino expulsado del templo y continúa en espiral hasta el panel del Juicio Final, en el cual el Scrovegni aparece en el centro mientras ofrece la capilla a Cristo.

En la pared opuesta está la Anunciación, y en el centro sigue siendo un Cristo en Gloria, pero pintado sobre una mesa.
Finalmente, el techo, completamente pintado de azul, presenta en las imágenes las imágenes de Cristo entre Evangelistas y Profetas.
En el presbiterio, un pintor giottesco, alrededor de 1320, representaba la Dormición y la glorificación de María.  Las dos vírgenes de leche se atribuyen a Giusto de’ Menabuoi.
El trabajo se completó en muy poco tiempo, así que en 1305, después de solo dos años de trabajo, la Capilla fue decorada y consagrada por segunda vez.
El ciclo de Giotto de Scrovegni constituye la obra maestra del pintor y de la historia del arte occidental, equivalente solo a la Capilla Sixtina de Miguel Ángel en Roma.


Con este trabajo, Giotto comienza una nueva era en la historia de la pintura, superando la abstracción formal de la actual corriente bizantina, dominante, para proponer formas humanas más naturales y realistas y por esto se le definió como el primer pintor moderno.

La Basilica Sant’Antonio,  templo de fe y de arte.


La ciudad de Padua está inseparablemente ligada a la figura de San Antonio, monje franciscano del siglo XIII, venerado en todo el mundo y patrono de la ciudad. Arduo defensor de la doctrina católica, combatió la herejía cátara, especialmente en Francia, con gran vigor y notable éxito. Se trasladó a Padua, murió a los 36 años y, por los milagros que se le atribuyeron, fue canonizado un año después de la muerte por Gregorio IX. Sus reliquias se custodian dentro de la iglesia de Santa María Mater Domini. Al lado del convento fundado por él en 1229. Es esta iglesia el núcleo del que parte la construcción de la Basílica de san Antonio que la incluye la Capilla de la Vírgen Mora. Los trabajos llevados a cabo en la basílica comenzaron en el 1200, con posteriores modificaciones y restauraciones de la estructura y del interno durante todo el 1900.


La característica arquitectónica principal de la Basílica es la armonización de los distintos estilos: la fachada es románica, los contrafuertes presentan arcos de estilo gótico, las cúpulas son de influencia bizantina, mientras que los dos campanarios gemelos recuerdan los minaretes árabes. De indiscutible valor es el altar mayor, realizado por Donatello en la mitad del Cuatrocientos.

El altar, cuya estructura arquitectónica original no se conserva, se caracteriza por las numerosas esculturas de bronce, entre las que destacan siete estatuas
y veintidós relieves. El relieve más importante es la Deposición de Cristo, el único que no es de bronce sino de piedra calcárea en parte pulida con partes policromadas.

 

El Palazzo del Bo (exterior), una de las más antiguas universidades de Europa.


El sitio histórico de la Universidad de Padua, una prestigiosa universidad que acogió a personajes famosos como Galileo, Copérnico, el Papa Sixto IV, Stefan I Bathory (rey de Polonia), Ippolito Nievo, Giovanni Battista Morgagni (fundador de la anatomía patológica) y William Harvey (quien aprendió la circulación de la sangre durante sus estudios en Padua), se encuentra en el centro de la ciudad.
Se llama popularmente Bo porque se construye incorporando un antiguo hotel que tenía solo el buey como un signo (hospitium bovis) junto a algunos carniceros.

Piazza delle Erbe y Piazza dei Frutti (Plaza de las Hierbas y Plaza de la Fruta) son los lugares del mercado diario de fruta y verdura y ofrecen un cuadro de la vida cotidiana así como un lugar de encuentro y socialización.


El monumento símbolo de Padua es el Palacio de la Ragione llamado el “Salone”, que domina la plaza entera, y se considera una obra única en su género: una enorme sala colgante completamente decorada con un extraordinario ciclo de temática astrológica en el piso superior.

Cena y alojamiento.

Viernes 28 VICENZA – TREVISO

Desayuno.
Salida en  autocar para llevarnos de excursión a las ciudades de  Vicenza e Treviso.
Por la mañana estaremos en Vicenza.

Una ciudad que hay que vivir en cada uno de sus detalles, que descubrir en cada uno de sus rincones, que admirar desde el primer instante. Uno de los lugares más bellos de la región Véneto y de Italia, donde la arquitectura se funde a la perfección con la estructura urbanística: palacios, villas, monumentos e iglesias contribuyen armoniosamente al esplendor de la ciudad.
La historia artística de Vicenza aparece íntimamente unida al genio creativo de Andrea di Pietro della Gondola, llamado Palladio, arquitecto admirado en todo el mundo.


Vicenza fascina por la elegancia de sus formas arquitectónicas y sus armoniosas proporciones. Fundada entre los siglos XI y VII a.C , la historia de la ciudad aparece principalmente ligada a la República Serenísima de Venecia, a la que se vincula desde 1404 hasta finales del siglo XVIII.
En el siglo XVI, el gran arquitecto, cuya fama traspasó fronteras dándose a conocer al mundo entero gracias al patrimonio artístico que dejó en herencia a los vicentinos.

Villa La Rotonda.

Paradigma  de la arquitectura palladiana y la más famosa de sus villas.
La Basilica palladiana  que el arquitecto adaptó para que sirviera de Ayuntamiento o Loggia del Capitaniato y  el Teatro Olímpico.
Palazzo Chiericati  (Museo cívico /pinacoteca) encargado a Palladio por el conde Girolamo Chiericati,
perteneciente a una de las familias más influyentes de Vicenza durante el siglo XVI.


Diseñado en 1550 por Andrea Palladio para Girolamo Chiericati, el grandioso edificio se completó a finales del siglo XVII en formas sustancialmente fieles al diseño original.


Inaugurado como Museo Cívico el 18 de agosto de 1855, el palacio de Palladio presenta importantes decoraciones al fresco del siglo XVI por Domenico Brusasorz i ( Sala del Firmamento, Sala de Ercole, Sala delle Virtù Civili ), Battista Zelotti ( Sala del Concilio degli Dei). ) y Battista del Moro ( Sala de la Colonna Traiana ).


En la parte del edificio del siglo XVII destacan los techos con pinturas de Cristoforo Menarola ( Apoteosis de la familia Chiericati y figuras alegóricas) y Bartolomeo Cittadella ( Apolo en el Parnaso con la lira y cinco Musas ).

Tiempo libre para comer.

Por la tarde saldremos hacia Treviso.

 Llamada “la pequeña Venecia”, situada en la orilla Norte del río Sile y entre la ramificación del río Botteniga (entre los ramas llamadas “Cagnan di Mezzo”).
En Treviso se encuentra el denominado “Ponte Dante”, puente que recuerda con este nombre la presencia del poeta en la ciudad, ciudad que éste citará en la Divina Comedia bajo el nombre de “Travisa”, el puente era llamado “el impossible” porque a causa de la corriente del río se desplomó más de una vez
antes de ser acabado.


Treviso es una ciudad de arte y sobretodo de historia, presenta insignes documentos arquitectónicos sobretodo ligados a su período medieval muy bien conservados.

visitaremos
El Duomo
La Catedral de Treviso, dedicada a San Pedro, fue construida originalmente en edificios paleocristianos de los cuales solo la Cripta sobrevive hoy en día.  En estilo románico, el complejo superior con tres naves se desarrolló más en ancho y largo que en altura.  Más tarde, entre los años 1400 y 1500, las tres capillas del ábside se reconstruyeron en líneas renacentistas y se añadió una bóveda de vanguardia con bóvedas cruzadas para reemplazar un pórtico con leones.

Toda la estructura de la Catedral de Treviso está marcada en estilo neoclásico en 1836, gracias al arquitecto Giordano Riccati y, actualmente, la fachada tiene una gran escalera abierta en tres lados con un majestuoso pronaos con seis columnas
jónicas.

Internamente encontramos los tres pasillos divididos por torres compuestas masivas que sostienen en sucesión bóvedas a barriles y cúpulas, mientras que el área del ábside se eleva por algunos pasos con respecto al piso de la parte con pasillos, colocados encima de la cripta.

Entre las obras más famosas tenemos el altar mayor dedicado a los santos Tabra, Tabrata y Teonisto por el escultor Tullio Lombardo, en la capilla izquierda obras de F. Bassano, A. Zanchi y esculturas de Bregno, a la derecha por la  Anunciación de Tiziano en la parte inferior y, en la pared izquierda, una «Adoración de los Reyes Magos» de Pordenone.

En los últimos tiempos, las cúpulas están cubiertas con placas de cobre con linternas terminales.  Al lado de la Catedral se encuentra el Baptisterio de San Giovanni, una pequeña iglesia construida en el siglo XII, que hasta el siglo XVI era la única fuente bautismal en la ciudad.  Adentro apsidiole con frescos de estilo bizantino-románico y nicho con frescos que datan de alrededor de 1415.

Museo di Santa Caterina


La construcción de la Iglesia y el Convento de Santa Caterina comenzó en 1346 en la zona donde se encontraba anteriormente el Palazzo dei Da Camino, arrasado por el pueblo en 1318. Las obras iniciadas durante el Tribunal de Distrito de Andrea Cornaro se completaron a finales del siglo XIII. el complejo principal también se anexó a la Capilla de los Inocentes, probablemente parte del Palacio anterior.
Durante los siglos fue primera Iglesia del Convento de los Siervos de María, dedicada a Santa Catalina y luego sede de otras órdenes religiosas.  En la fachada externa encima de la puerta hay una ventana de dos luces hecha de piedra de Istria insertada dentro de un arco gótico.

En el interior hay una sola gran nave en la que se recogen las formas externas y cuyas paredes ofrecen una serie de frescos que encontramos en los dos techos de las dos áreas divididos por un gran arco central a la sexta.  Se sometió a varias renovaciones, la más radical que la de finales de 1500, cuando se pensó que los
frescos habían sido ocultados con una capa de yeso removida solo al final de la Segunda Guerra Mundial.
Entre los frescos se destaca el de Tomaso da Modena que representa a Santa Caterina, sosteniendo un modelo de Treviso que pronuncia palabras en latín para interceder por la salvación de la ciudad.


Recientemente se convirtió en la sede principal de los Museos Cívicos de Treviso, entre las obras más famosas se encuentran los frescos del Storie di Sant’Orsola de Tomaso da Modena.  En 2007 se inauguró la Sección Arqueológica.

Regreso a Padua.
Cena y alojamiento.

Sábado 29    VILLA PISANI-VILLA WIDMANN-VILLA FOSCARI

Desayuno.
Salida para el crucero de un día a lo largo del rio Brenta pasando por más de setenta villas venecianas y parando en las más importantes.

La Villa Pisani.

Fue construida en 1576 por Vincenzo Scamozzi para Vettor Pisani. Los Pisani
fueron una familia patricia y mecenas del Véneto, estaban relacionados con artistas de la talla de Paolo Veronese y Andrea Palladio.

El exterior es muy similar al estilo de Palladio; su cúpula y pronaos con columnas jónicas recuerdan a la Villa la Rotonda.

 

 

La Villa Widmann.

Fastuosa residencia del XVIII proyectada por Andrea Tirali y decorada por
Giuseppe Angeli.

La villa Foscari.

Llamada «La Malcontenta», es una villa del siglo XVI relacionada con el
arquitecto Andrea Palladio. Según la leyenda, la Villa debe el nombre de La Malcontenta a la noble dama Isabel Delfín, esposa de Nicolás Foscari, quien fue confinada a la villa porque, según se alegaba, no cumplía su deber conyugal y en los salones del patriciado culpaban del hecho a un presunto amorío de la aristócrata con el Dogo de Venecia.

El interior de la Villa está ricamente decorado con frescos, obra de Battista Franco y  Iambattista Zelotti. Las escenas mitológicas provenientes de Ovidio se alternan con alegorías de las Artes y las Virtudes. Como en otras villas palladianas, las pinturas reflejan la vida de la Villa, por ejemplo Astrea mostrándole a Júpiter los placeres de la Tierra.
Durante el recorrido comeremos juntos en el restaurante  «Il Burchiello»
Llegada a Padua.
Cena libre.

Domingo 30     MASER – VENECIA – MADRID

Desayuno y tiempo libre hasta las 12.00 h. en que nos recogerá un autocar en el hotel (ya con las maletas) para ir a Maser  y visitar la Villa Barbaro.

Fue diseñada por Palladio en 1555 y  alberga las espaciosas salas con los trampantojos más importantes de Veronés.


Llegada al aeropuerto de Venecia y salida prevista hacia Madrid a las 18.10

Precio
1.510 € por persona en habitación doble
1.600 € por persona en habitación doble de uso individual
Incluye (*):
• Vuelo (Air Europa)
• Traslados en autocar privado con chófer para los recorridos:
• Aeropuerto – Hotel
• Excursiones Vicenza, Treviso, Maser (Villa Barbaro)
• Traslado del hotel al lugar de embarque (Malcontenta)
• Excursión en barco para visitar las villas
• La comida del sábado
• Las cenas del jueves y el viernes
• Tres noches en régimen de AD
• Una clase previa al viaje en la que se explicarán las obras que vamos a visitar
• Entradas a los museos y monumentos
• Explicaciones a cargo de la profesora Mónica Segui
• Cenas en restaurantes del centro de la ciudad

(*) Sujeto a disponibilidad. Los precios pueden variar hasta la reserva definitiva
(**) El orden de las visitas puede verse alterado en función de los horarios de visita  que nos asignen los museos.

El precio no incluye:
• Almuerzos (excepto la comida del sábado)
• Bebidas
• Seguro de viaje
• Tassa di soggiorno (1,90€ por persona y noche)
• Todo lo que no se incluye en el apartado “Incluye”